Por qué prestar más atención a tus formularios en MailChimp

MailChimp es un servicio extremadamente usable de e-mail marketing. Es muy fácil construir o importar una lista, diseñar contenidos atractivos y empezar a lanzar campañas de e-mail. Pero parece que también es fácil quedarse ahí y dejar desatentidos detalles que influyen en la experiencia del usuario. El detalle más desatendido que yo he observado son los formularios de suscripción.

Al principio, como ya he mencionado, es fácil aunque a algunos se les pasa traducir los formularios al idioma de los usuarios y éstos acaban viendo los copys por defecto en inglés.

El verdadero bug en el proceso sucede cuando empezamos a segmentar las campañas. Para segmentar, a menudo importamos campos adicionales que permiten segmentar los usuarios por ejemplo por la tarifa que tienen en nuestra tienda o creamos grupos que permiten segmentarlos por el lugar donde se suscribieron a nuestra lista.

Sospecho que muchos vendedores y marketers que usan MailChimp no son conscientes de que estos campos automáticamente aparecen en el formulario de suscripción. Y si no son conscientes, me temo que es porque nunca han probado cómo se ve el formulario cuando un receptor clica en “Actualiza tus preferencias de suscripción”, disponible desde cualquier campaña que recibe.

Algunos receptores clican. Porque quieren actualizar sus preferencias. Y es cuando se enteran de todos los tipos de tarifas que tenemos y de otros detalles de la organización interna de nuestra base de datos que pensábamos que nunca llegarían a ver. O, a veces, es cuando nuestra competencia se entera de nuestra estrategia de segmentación.

Lo he visto en microempresas, en pymes y en multinacionales, una y otra vez.

Ocultar campo en MailChimp

Ocultar campo en MailChimp

La solución es realmente sencilla, consiste en convertir estos campos en ocultos (hidden) y todo vuelve a la normalidad. Si no se hace, sospecho que es porque (1) de verdad nadie ha probado cómo se ven estos formularios en su estado completo (no embebido) o (2) se ha detectado el fallo pero hay una desconexión entre la persona que tiene conocimiento del ello y aquella que podría solucionarlo. ¡Una pena!

Si leen esto, ya no podrán decir que no fueron avisados.

Internet bien podría compararse al descubrimiento de la rueda

Internet es lo que Aristóteles llamaba intelecto agente (nous poietikós), y está al alcance de un simple click en el ratón, pero de buenas a primeras ese tesoro no reanima la vocación de saber ni en los viejos –a quienes coge muchas veces tarde- ni en los jóvenes, que fascinados por la revolución en el manejo y traslado de paquetes audiovisuales lo reciben con algo parecido al aturdimiento. Como el destino de todo lo inmediato es ir siendo abolido, ese depósito infinito de información que nadie puede decapitar bien podría compararse al descubrimiento de la rueda, e incluso a la conquista del fuego. No hemos descubierto ningún punto de apoyo comparable para que el ser humano vaya confiando cada vez más en la inteligencia verificable, y cada vez menos en el porque me da la gana.

Antonio Escohotado entrevistado por Alfonso Armata al hilo de su reciente libro, Los enemigos del comercio. Enlace a “intelecto agente” añadido por mí.

Ferdinand de Saussure

Lenguaje, lengua y habla o ¿qué demonios estudia la lingüística?

La lingüística es un dominio del conocimiento que me ha parecido siempre muy abstracto. Mi primer acercamiento a él ha sido este último invierno mediante la lectura del Curso de lingüística general de Ferdinand de Saussure, un texto publicado en 1916 y que no fue escrito por el propio Saussure sino por sus alumnos, en base a las notas que tomaron en sus clases.

Resulta que es un buen texto para acercarse a la disciplina, pues la pregunta principal que plantea y estudia es precisamente ¿qué es el objeto de la lingüística? Por lo que leí en la introducción del libro y en la Wikipedia, entiendo que varias ideas de Saussure han sido refutadas matizadas y profundizadas por lingüistas posteriores pero que se le sigue reconociendo el mérito de haber separado el dominio de lengua del dominio del habla.

Para mí, la principal lección del libro ha sido tener más claras las definiciones de conceptos como lenguaje, lengua, habla, escritura y lingüística, definiciones que recojo a continuación para tenerlas a mano de ahora en adelante.

Lenguaje
Capacidad de expresión. Según Saussure es una “facultad multiforme y heteróclito, a caballo entre diferentes dominios, a la vez físico, fisiológico y psíquico, pertenece tanto a la esfera individual como a la esfera social y no se deja clasificar en ninguna de las categorías de los hechos humanos, porque no se sabe cómo desembrollar su unidad”.

Entiendo que el lenguaje es una capacidad en que se hace uso de todos los sentidos, incluidos el tacto y el olfato, sentidos que no intervienen cuando se usan palabras para expresarse, ya sea de forma oral o escrita. En inglés lenguaje se dice language mientras que lengua se dice a language.

Lengua
Sistema de signos que expresan ideas, usado por una comunidad. Según Saussure es “comparable a la escritura, al alfabeto de los sordomudos, a los ritos simbólicos, las formas de cortesía, las señales militares solo que es la más importante de todos estos”.

Aquí estaría el pues el aporte de Saussure de delimitar un campo del lenguaje que es estudiable. Es la lengua (y no el lenguaje) lo que la lingüística estudia.

Habla
Uso individual del sistema.

La lengua es pues por definición social, mientras el habla es por definición individual.

Y por último, las definiciones propias de lingüística.

Lingüística sincrónica
Estudio de la constitución y funcionamiento del sistema en un determinado momento considerado estático.

Lingüística diacrónica
Estudio de la evolución del sistema.

Hasta aquí las definiciones. No hacen que la lingüística sea menos abstracta pero sí que sea un poco más comprensible. Para terminar, una cita que indica cuál es la relación entre habla y lengua en la evolución de ésta última.

Nada entra en la lengua sin haber sido ensayado en el habla; todos los fenómenos evolutivos tienen su raíz en la esfera del individuo.

Video

Back to the future

Un clasicazo de los ochenta de Robert Zemeckis que apenas recordaba (lo mismo me pasa con Lo que la verdad esconde, del mismo director). La película está llena de product placements que en parte se usaron para recrear los escenarios del pasado. Así, se eligió Pepsi frente a Coca-Cola porque Pepsi tenía logos diferentes en los cincuenta y los ochenta, mientras el logo de Coca-Cola seguía igual.

Video

Reservoir Dogs

Estoy poniéndome al día en películas de Tarantino. Reservoir Dogs es su primera película como director, la más parecida a una obra de teatro y empieza con esta genial escena sobra la fórmula de la “propina automática”.

La experiencia de usuario como estado mental de la empresa

At GDS we don’t have a ‘UX team’ and no one person has a job title that includes the term ‘UX’. We have designers and researchers who work as part of multidisciplinary, agile teams and who practice user centred design (UCD).

No se pierdan el último post de Leisa Reichelt sobre lo que para ella significa UX. Igual que con el marketing, llegamos más lejos si pensamos en la experiencia de usuario como un estado mental de la organización en lugar de como un área funcional y unas responsabilidades ligadas a un puesto de trabajo o departamento.

The truth is that, for many of our projects, the truly challenging user experience issues come not from designing the interface*, but from the constraints of the product that must be designed.

Interfaz de usuario no es experiencia de usuario (aunque sea una parte importante de la misma). O sea, todos somos diseñadores.

Enlaces de la semana

Una pequeña colección de mis lecturas durante la semana.

  • Legal barriers to linked open data
    Sobre datos que en sí no significan ni valen nada pero que combinados plantean cuestiones de privacidad y de propiedad intelectual.
  • A Road Less Traveled – Robb's Journey to Wellness
    Crowdfunding para conseguir un tratamiento de cáncer más acorde con el estado del arte que los protocolos ofrecidos por la mayoría de las instituciones de salud.
  • To MOOC, or not to MOOC
    Bert de Coutere sobre le fenómeno de los MOOC y el aprendizaje corporativo.
  • Everyone does everything
    David Heinemeier Hansson sobre especialistas vs generalistas, bastante en la línea de la persona T de Gabe Newell.
  • Correlación de fuerzas
    ‘La cuestión es que no estamos asistiendo a la aplicación de una doctrina del shock, aprovechando la coyuntura de la actual crisis, sino a la aceleración de un proceso histórico de desmantelamiento del Estado del Bienestar y transformación del mercado laboral que comenzó con el fin de la Guerra Fría y la desaparición del comunismo en la Europa del Este.’
  • Gabe Newell on Valve’s intimate relationship with its customers
    Otra entrevista con Gabe Newell que no deberían perderse.
Cookie monster

Un paseo por los avisos de cookies

Desde que puse el plugin de aviso de cookies en mi blog, he estado fijándome en los textos de los avisos de otras webs.

Mi aviso de cookies

Mi aviso de cookies

¿A hombros de gigantes?

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies.

Este es el aviso de cookies de Google y en el caso de Google es exactamente así: sin cookies difícilmente podrían ofrecer sus servicios (de momento). Pero no es el mejor texto para copiar como aviso de cookies de otra empresa que no sea Google o que no sea un medio digital. La gran mayoría de las empresas pueden ofrecer sus servicios perfectamente sin cookies aunque éstas sirvan para mejorarlos. El texto que proponen desde la AEPD en su Guía sobre el uso de cookies, describe bastante mejor para qué exactamente están usando esta tecnología de seguimiento la mayoría de las empresas.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Si se han preguntado por qué campa a sus anchas en los avisos de cookies el enlace anclado en la palabra “aquí”, ya tienen la respuesta. En principio anclar el “aquí” es una forma bastante burda de poner un enlace, pues presupone que el usuario –en 2014– no sabe para qué sirve un enlace. Además, distrae su atención desde nuestro mensaje y nuestra interfaz y la enfoca en la mecánica del ratón. También es cierto que Google tiene prohibido usar “aquí” o “clic aquí” en los anuncios de modo que no debe de funcionar nada mal para que muchos usuarios hagan clic prácticamente sin querer. Podríamos por tanto pensar que es una preocupación profunda por la privacidad del usuario que lleva a muchos a aplicar el truco del “aquí” y perdonar el insulto a la inteligencia del usuario. Aun así, hay que tener un pelín más de cuidado y, al menos, colocar bien el enlace.

Más información[ aquí].

El espacio que se cuela si no se presta atención.

Aviso mal enfocado

Los avisos mal enfocados son aquellos que avisan sobre el uso de cookies técnicas, justamente las cookies que no requieren la aceptación del usuario. Un ejemplo:

Este sitio web requiere cookies para su correcto funcionamiento. Para más información, visite nuestra política de privacidad. Para aceptar las cookies de este sitio, haga clic en el botón aceptar.

Este aviso no nos salva de la posible multa sin embargo interrumpe al usuario enviándole a una página (la política de privacidad) que luego no habla de cookies o lo hace pero en alguna parte no identificable de la página.

Avisos mal formulados

Vaya por delante que no he visto muchos casos, pero se puede observar cierta confusión entre las palabras “cookie” y “datos”. En el sitio de un medio digital no recopilan datos sino “recopilan cookies”.

[Nombre del medio] recopila cookies propias y de terceros con la finalidad de optimizar el rendimiento y la navegación de sus contenidos. Consiente la recopilación de cookies y el tratamiento de las mismas en caso de continuar navegando por nuestra Página Web. Puede acceder a nuestra Politica de Cookies para obtener mas información

En otro medio, quizá porque se han dejado influir por el significado de su nombre, declaran que usan cookies para “recolectar contenido”.

[Nombre del medio] utiliza cookies para recolectar y personalizar contenido.

Conclusión

El aviso de cookies supone una modificación importante de la experiencia del usuario en el sitio. Por eso, merece la pena idear un aviso que, aparte de cumplir con la normativa, se integre lo mejor posible en la experiencia que la web ofrece al usuario. Esto incluye el texto del aviso. Poner un texto pensado por otro difícilmente va a ser lo mejor que podamos tener en nuestra web. Sin embargo, en mi experiencia, muchos sitios, pese a aparentemente personalizar el servicio que ofrecen gracias a los datos recopilados mediante cookies, no se han preocupado de personalizar el texto de su aviso de cookies.